Corona del Nacimiento de la Virgen María

Las Promesas
De la Virgen María a Santa Brígida:

“Las embarazadas que celebren con ayunos, rezando devotamente nueve Aves Marías en honor de mis nueve meses de permanencia en el seno materno, la víspera de la Fiesta de mi Nacimiento (8 de septiembre) y, repitan frecuentemente esta devoción y, además reciban piadosamente los Santos Sacramentos, llevaré ante Dios su oración para pedir un buen parto aunque venga en difíciles circunstancias”.

Se reza, de preferencia: del último día de agosto al 17 de septiembre. Aunque puede hacerse todo el año durante nueve días seguidos:

  1. Se inicia con El Angelus
  2. Oración:

Virgen María Inmaculada te rogamos, por esta devoción que Tú nos regalaste, protejas a todos nuestros niños y niñas para que sean sanados, liberados y preservados de cualquier clase de abuso, soledad e ignorancia, de la esclavitud y el secuestro de la maldad; de padres y madres que no los aman, ni los atienden, te pedimos que los guardes en Tu Corazón y ruegues a la Santa Trinidad de Dios para que provea todo lo que ellos necesiten, en su cuerpo, en su alma, en su corazón, ruega por ellos Santa Madre de Dios.
También te pedimos que intercedas para que Dios nos conceda: (se pide el favor que necesitas).
¡Gracias Madre! Amén.

En el Vientre de Mamá:
1er, 2º y 3er mes


Gracias Dios mío porque quisiste y buscaste el momento entre mi padre y mi madre para que yo naciera. Quiero darte las gracias de todo corazón por mi vida y porque hoy puedo estar orando en este momento hacia ti. ¡Gracias por pensar en mí, gracias por mi vida!
Gracias Señor porque al empezar a fluir la vida en mí me diste un corazón, un corazón impetuoso que hizo que mi sangre fuera recorriendo cada parte de mí, llenándome de fuerzas y de vida, te ruego que hagas en mi corazón que imaginaste y creaste semejante al Tuyo, se deshaga en este momento de todo lo que oscurece el amor tan grande que Tú pusiste en mí.
¡Gracias por mi corazón semejante al Tuyo!

Haz que Tu Sangre pura y sana, redentora, poderosa, santa se una a la mía y ponga en orden, en la perfecta armonía de Tu amor, todo lo que va recorriendo.
¡Gracias por mi corazón, semejante al Tuyo!

Que por los méritos de la pureza Inmaculada de la Virgen María, sean bendecidas las primeras células sexuales que se iban formando ya durante este tiempo de mi vida en el seno de mi madre. ¡Gracias por mi sexualidad! ¡Gracias Padre Dios por haberme dado una sexualidad y haberla bendecido! ¡Gracias!

Dios mío, ya tu Trinidad estaba en mí y empezaba a actuar para formar: mi aparato digestivo y respiratorio; mi sistema nervioso y los órganos de mis sentidos; mi esqueleto y mis músculos. ¡Gracias Santa Trinidad de Dios por habitar en mí! Te ruego que te manifiestes una vez más con todo el poder de Tu amor, sobre todo lo que entonces formaste en mí.

Espíritu Santo de Dios, volvamos al momento en que los nervios de mi cerebro comenzaron a funcionar, cuando mis manos y mis pies terminaron de formarse, cuando mis genitales externos ya formados empezaron su desarrollo y lléname de toda la gracia, la luz, la belleza y la bondad con la que fui pensado por Ti antes de ser. Que la nobleza del linaje santo y misericordioso de la Virgen María sea puesto sobre mí, desde ahora.
¡Gracias por la Vida de la Siempre Virgen Madre mía: María!
Bendigo la Vida de su Padre y de su Madre, de mi padre y de mi madre. Bendigo los ancestros de los que ellos descienden y bendigo mis ancestros. ¡Gracias Señor por mi vida!

4º, 5º y 6º mes

Dios mío es ahora cuando empiezo a percibir con claridad el corazón, el estómago y el pulso de mi madre, te ruego con la Misericordia tan grande de Tu Amor, manifiéstate en este tiempo de mi vida y de la vida de mi madre, para que todo lo que ella y yo hayamos recibido perturbando nuestro ser, sea borrado por ti, desbarata todas las ataduras de muerte y destrucción, brujería y maldición que haya en nosotros, sea por la causa que sea, que la envidia, la pena y el rechazo sean para siempre borrados de nuestra memoria y de los órganos de mi ser que entonces se formaban, para que los miedos y la culpa se quiten para siempre de todas las acciones de mi vida. ¡Ven Espíritu Santo! ¡Ven Espíritu Divino! ¡Ven Espíritu Santo!

Virgen María, en este tiempo de mi formación bendice mis ojos, en especial la retina de cada uno y las venas de mi cerebro y por la alegría tan grande que diste a Dios con tu obediencia, sean llenos de vida mis cabellos y riñones, sean perfectos los movimientos para aprender a respirar y a comer, que todo obedezca al Amor Santo con el que Dios me creó. ¡Gracias por mi vida, gracias Señor!

7º, 8º y 9º mes

Santa Trinidad de Dios manifiéstate poderosamente en mi crecimiento y madurez, que la música del Cielo inunde mi entorno, que la paz de la confianza en Dios me prepare para separarme del cuerpo de mi madre, de todo lo que esto significa y que la Sabiduría y la Gracia con la que haz formado mi ser me ayuden para decirte siempre. ¡Gracias por mi vida, gracias Señor por tu Amor!
Amén.

ANA LAURA SALAZAR OROZCO

Oración promovida por Fray Pedro Sanchez Acosta T.O.R.
Sacerdote Católico Franciscano
Exorcista Emérito
Arquidiócesis de México

A Tí María, Virgen y Madre, dándote las gracias por Tu Amor.

A todos los que han estado y están en un estado de indefensión.